¿Cuánto de importante es estar mojado durante el sexo?

 En Consejos sexuales

Al hablar de estar mojados durante el sexo, no nos referimos únicamente a hacerlo en la ducha, sino a disfrutar de una buena lubricación para que el placer sea mayor. Pero, ¿hay alternativas? Te contamos todo lo que necesitas saber.

La lubricación y el sexo: ¿es necesario?

La lubricación natural es ideal para tener sexo y disfrutar de una relación íntima más placentera. Claro que, no siempre es suficiente y no siempre se produce, lo que hace que las mujeres tengan que recurrir a alternativas.

Con el paso de los años, tener lubricante en la mesilla de noche es lo habitual. Es algo que está a la orden del día en mujeres de todas las edades y no pasa nada por decirlo, porque es algo normal y natural. Son una ayuda que pueden hacer que se disfrute más del sexo, algo que siempre se agradece.

¿Qué es el trastorno excitatorio femenino?

Si hablamos de falta de lubricación y sequedad, se nos viene a la mente el problema del trastorno excitatorio femenino, que es algo equivalente a lo que sería la disfunción eréctil en el hombre. Se refiere a un trastorno en el que la mujer está seca, tiene sequedad vaginal y sufre de incapacidad para humedecerse cuando tiene relaciones sexuales, lo que hace que lo pueda pasar verdaderamente mal.

Claro que, desde el punto de vista de la mujer, esto es menos traumático que en lo referente a la disfunción eréctil del hombre, porque el uso del lubricante está visto como algo normal y es popular, por lo que ayuda a producir más humedad. De esta forma, se puede disfrutar más del sexo.

Además, la lubricación ha cambiado hasta el punto de que tenemos geles de todo tipo y con efectos. Por ejemplo, el gel íntimo efecto frío o calor. Es así como la mujer puede disfrutar más del sexo y sin que el hombre note nada raro en absoluto, porque el también lo disfrutará más con la lubricación añadida. Siempre genera más placer.

¿Hay alternativas a la lubricación?

Lo ideal, es tratar de buscar siempre la lubricación natural. Por ejemplo, si la mujer sufre estrés y tiene preocupaciones, puede que tenga sequedad y no tenga ganas de tener sexo y, aún intentándolo, le duela debido a esa sequedad. Por ello, la mejor solución en estos casos pasa por desconectar; hacer un plan que le permita dejar el estrés a un lado y disfrutar de los placeres de la vida.

En los casos donde puede ser un problema, también funciona el ponerse en manos de profesionales. Esto es, hablarlo con un ginecólogo, para que pueda evaluar la situación, ver si es normal y proponer soluciones. Es algo completamente normal y que está a la orden del día, por lo que no tiene que darnos vergüenza ni mucho menos.

La importancia de aceptarlo y buscar soluciones

En cualquier caso, es importante aceptarlo. No es un problema ni mucho menos, sino que es algo completamente normal y para lo cual existen soluciones que podemos adoptar. Si te ocurre, ¡recuerda que no estás sola!

4.2/5 - (22 votos)
Entradas recientes
Selecciona una moneda
EUR Euro
×
PEDIDO REALIZADO