Los problemas de disfunción más comunes provienen del estado emocional

Por
 En Noticias

Es común que se asocie la incapacidad de tener erecciones por problemas físicos de cualquier índole. Sin embargo, resulta más frecuente que los problemas que conlleva a las disfunción eréctil o eyaculatoria tengan relación con lo que pase en nuestras cabezas, ya que como se suele decir, nuestro cerebro es el órgano sexual más poderoso.

Los problemas sexuales que vienen de la mente

Puede darse el caso de que estemos cansados, con estrés por el trabajo, bajo presión, o simplemente que no nos apetezca, por lo que las emociones y el estado de ánimo juegan un papel fundamental en nuestro deseo sexual, sin importar que seamos jóvenes o maduros. Por eso es importante conocernos y saber nuestro estado para entender que no siempre podemos entregar el 100% por nosotros mismos sin un poco de ayuda.

En principio, y si apreciamos disfunciones en repetidas ocasiones, puede que lo primero que se nos pase por la cabeza sea tomar pastillas como el citrato de sildenafil, más conocido como Viagra. Estos medicamentos sí es cierto que producen erecciones, pero no es la opción más deseable. Hay que tener en cuenta que estas pastillas se crearon por error cuando se investigaban problemas de corazón, por lo que su única función consiste en dilatar los vasos sanguíneos del pene. Consiguen erecciones, sí, pero de manera artificial, ya que solo producen esa alteración en las corrientes sanguíneas del pene con posibles efectos secundarios o adicciones, debido a la inmensa cantidad de productos químicos que contienen y a los tratamientos de laboratorio por los que pasan.

Con estos fármacos, por lo tanto, no se logra un mejor deseo sexual ni más energía para nuestras relaciones íntimas. Lo importante en el sexo radica en el disfrute y el placer que podemos aportar y, por supuesto, recibir. Este es el motivo por que estos medicamentos no son la opción que se suele recomienda en la mayoría de los casos, ya que no aumenta nuestra energía ni nuestra pasión.

Así que lo esencial es intuir desde el principio qué nos podría suceder. Si creemos que es a causa del estrés o el cansancio, con aumentar las horas de sueño o utilizar técnicas de relajación de vez en cuando podríamos paliar la disfunción. Otra alternativa es la alimentación, ya que una dieta equilibrada, rica en minerales y vitaminas, también favorece y motiva el apetito sexual y la libido para disfrutar más del sexo.

La actividad física es una manera excelente para incrementar el deseo. Aunque al principio pueda parecer chocante (evidentemente, nos va a cansar cuando la realicemos), por motivos hormonales como la generación de testosterona y serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, produce efectos muy positivos en nuestra salud sexual, aparte de disminuir el riesgo de obesidad (que también puede ocasionar algunos tipos de disfunción eréctil).

Otra solución es la apuesta por remedios naturales y seguros, como algunos extractos de plantas y otros elementos presentes en la naturaleza. Estos están testados científicamente y pueden incrementar las energías y la pasión durante nuestras relaciones sexuales o a lo largo de un tiempo sin efectos secundarios, ya que son productos naturales compatibles con nuestro cuerpo y nuestra mente.

En BIENERGY apostamos por estos remedios, usando las doce plantas más potentes del planeta para crear nuestras cápsulas de receta única patentada. Lejos de ofrecer solo una erección duradera en el corto plazo, garantizamos el incremento en el deseo ya que usamos plantas como la Maca Lepidium meyenii, que contrarresta la fatiga, o canela de Celia, que incrementa la sensibilidad y el placer, o el ginseng siberiano, que sube el rendimiento sexual todo ello para que tus relaciones íntimas sean totalmente satisfactorias.

Últimas entradas