¿Qué es el petting? La práctica sexual que os pondrá a 100

El petting es una de las prácticas sexuales más famosas entre los jóvenes. Esta práctica sexual, que no es más que lo conocido como “magreo”, lleva esta forma de ponernos a tono a un nivel superior.

En BIENERGY estamos siempre atentos al mundo del placer. Por eso mismo, queremos que conozcas todo sobre esta práctica.

¿Qué es el petting?

El petting es la vuelta a lo que había antes de la penetración. Besos, caricias, lametones… todo lo que nos ponga a 100 pero sin que llegue a producirse el coito. Es decir, obviar esa fase por completo durante la experiencia sexual.

El concepto viene del verbo en inglés to pet, que significa frotarmanosearse, muy en consonancia con su finalidad.

Todo lo que sea dar caricias, mimos y besos está permitido. Claro está, permite tener una relación sexual placentera sin arriesgarnos a sufrir un embarazo.

Por qué probar el petting

Además de eliminar de golpe el riesgo de embarazo, podemos descubrir nuevas zonas erógenas de nuestra pareja y de nosotros mismos. Por otro lado, acciones como masturbar, hacer sexo oral o frotar los genitales puede estar dentro del petting.

Una de las cosas más interesantes de esta práctica es que potencia el deseo de forma incontrolable. Son preliminares pero sin un fin concreto. Bueno sí, potenciar orgasmos distintos y en ocasiones más intensos.

Debido a la intimidad y privacidad de esta técnica, es muy usada por los jóvenes cuando empiezan a descubrir su sexualidad. Sin embargo, también es muy recomendable en adultos.

Tiene muchas ventajas (después te las comentamos) y cuenta con adeptos, sobre todo en el área del BDSM y del exhibicionismo.

Cómo practicar petting

Como hemos dicho, usar los genitales no es la única forma de obtener placer sexual. Gracias al petting usamos otras partes de nuestro cuerpo. Manos, lengua, labios u otra parte de nuestro cuerpo (pies, para los fetichistas, por ejemplo).

Todo lo que permita una caricia está  permitido. Por eso mismo, tú y tu pareja descubriréis zonas erógenas ignotas como los lóbulos de lar orejas, el cuello o la parte interior de los muslos.

No solo puedes hacerlo en la cama. También podéis probar un relajante y sensual baño de espuma o un masaje erótico que os ponga a tope.

Por supuesto, la boca juega un papel fundamental. Lamer, besar o morder os servirán para estar a 100 durante todo el rato. Una buena forma de saborear a tu pareja puede ser usar lubricantes de sabores o algunos alimentos (nata).

Por qué practicar petting

El petting tiene muchas ventajas y razones para ser practicado. Claro está, puedes quedarte con las que quieras para convencer a tu pareja 😉

  • Previene embarazos no deseados. No hay penetración, por lo que es una buena forma de prevenir embarazos y mantener relaciones sexuales de forma segura.
  • Aumenta la confianza en la pareja. Al existir una comunicación durante todo el rato (bésame aquí, ahí no me acaricies que no siento nada), se fortalecen los lazos en la pareja.
  • Evita el temor a la eyaculación precoz. En el sexo tradicional, al eyacular, se acaba la fiesta. Con el petting esto no ocurre, ya que podemos seguir recibiendo placer más allá del orgasmo. También aumenta el control sobre nuestro orgasmo.
  • Descubrís otras zonas erógenas. Al besar, rozar y acariciar todo centímetro cuadrado de vuestros cuerpos, descubrís nuevos puntos calientes con los que disfrutar.
  • Claro está, disminuye (que no elimina) las posibilidades de tener enfermedades de transmisión sexual.

¿Ya lo has probado? Recuerda que el peeting por sí solo no ha de tener ninguna finalidad en concreto. Es una práctica sexual muy segura, placentera y que no tiene que desembocar en la penetración.

De hecho, el petting está estrechamente relacionado con el método Karezza, una práctica sexual para regular la eyaculación y mejorar las relaciones sexuales.

.

¿Qué es el petting? La práctica sexual que os pondrá a 100
4.5 (90%) 8 votes

Últimas entradas