Cómo practicar sexo de pie sin fracasar en el intento

A la hora de practicar sexo, es importante innovar para no caer en la monotonía. Hoy te proponemos practicar sexo de pie. ¿Sabes cómo hacerlo?

Practicar sexo de pie: ¿cómo hacerlo?

Si estás un poco harto de hacer siempre lo mismo, queremos darte algunos consejos para que lo hagas realidad. Porque aunque pueda parecerte imposible que aguanten tan tranquilos, digamos, que tiene truco.

El truco está en no rendirse y en coger práctica. El sexo de pie provoca una sensación de emoción que aumenta la dopamina y que genera sentimientos intensos de excitación, por lo que las sensaciones llegan a otro nivel.

Claro que, el sexo de pie no es tan intuitivo como otras posturas tradicionales en las que estás más “a salvo”.

Digamos que, la estabilidad es fundamental, por eso es importante tener cerca un punto de apoyo.

La clave está en colocaros cara a cara. Ella debe separar las piernas para que él pueda introducir su miembro. Luego, solo queda que os dejéis llevar.

Pero es importante que exista un punto de apoyo para aguantar el equilibrio, puede ser un mueble, el pomo de una puerta, una pared… ¡Lo que surja!

Aunque lo más habitual es colocarse contra una pared, el pene podría resbalar. Por lo que, en estos casos, lo mejor es inclinar la pelvis hacia él para obtener un mejor ángulo o también arquear la espalda.

Además, así se puede llegar al punto G antes, por lo que también debe tenerse en cuenta.

En el caso de que quieras probar algo más natural, siempre puedes tener sexo de pie pero sobre una encimera, por ejemplo.

De esta forma, ella podrá estar sentada y él manteniéndose de pie.

Además, el sexo de pie no tiene porqué ser únicamente con penetración. También se puede disfrutar de sexo oral, juntos o por turnos.

Lo que es importante, es innovar y salir siempre de la zona de confort, probando posturas nuevas con tu pareja y disfrutando más.

Si has seguido estos consejos es el momento de practicar sexo de pie. Si las primeras veces no sale porque te cansas, no te frustres, es normal que al principio te cueste más por la falta de costumbre.

Recuerda llevar un estilo de vida saludable o evitar comidas copiosas antes de tener relaciones, porque al fin y al cabo todo incluye.

Y si no te convence, recuerda que es totalmente opcional y que no tienes porqué hacerlo. ¡Pero no te rindas sin antes probarlo!

Últimas entradas